Theorique and practise of warre. Written to Don Philip Prince of Castil, by Don Bernardino de Mendoza. Translated out of the Castilian tonge into Englishe, by Sr. Edwarde Hoby Knight. Directed to Sr. George Carew Knight
Mendoza, Bernardino de, 1540 or 41-1604., Hoby, Edward, Sir, 1560-1617.
Page  [unnumbered]Page  [unnumbered]

Al muy Illtre y discreto Cauallero Don Iorge Carew, Lugarteniente general de la Artilleria, porsu Sacra Cesarea Catholica, Real Magd. Donna ELIZABETH nuestra Señora, en todos sus Reynos, Prouincias, y Estados.

Señor,

BOluiendo de Cadiz el estio passado en la felicissima y inuictis∣sima Armada de su SCCRM. nuestra Señora, despues de auer gañado la victoria en tā señalada empreza contra los herejes, enemigos, Vassallos del Rey de Castilla, en la piedra angular de su Reyno, debaxo de los muy poderosos Generales, Don Ro∣berto Conde de Essex, y Don Carlos Howard gran Almirante, comence a estudiar la lengua Castellana, de la qual como saue V. S. antes no tenia gusto. Siendo ayudado con la diligencia y discrecion de Don Payo Patino Arcedeano de Cadiz, hombre muy honrrado, que posaua comigo en la Capitana, y despues en la cōpania de Alonço de Baeça, Tesorero de los Almojarisfazgos del Rey, el qual he tenido en mi casa para este efecto: Am∣bos de los Rehenes del Catiuerio Español: facilitandola con el muy discreto y raro Dicionario, que compuso Richardo Perciual, por lo qual cierto los aficionados a esta milicia le deuemos muchas gracias y loores, Ocasion con que he engañado el tiempo con el curso de hablar y leer libros Españoles, ho∣ra de guerras, hora de plazeres. Entre los quales he hallado vno que compu∣so Don Bernardino de Mendoza, en tiempos passados embaxador en esta Corte, llamado Theorica y practica de guerra. El qual aun que a la primera parecia muy difficultoso por las palabras estrañas, estratagemas y ardides de guerras, Todauia por exerciçio he passado algun tiempo en traduzille en nuestra lengua vulgar; por este medio mejorando me en la perfecion de la lengua Castellana: y con todo mi trabajo no quiero yo per∣suadir a V. S. que es possible yr tan perfecto palabra por palabra como en el mismo original: ni tan poco no se deue V. S. marauillar, Si en nuestro Ro∣mance emprestamos muchas palabras de las otras naciones, pues los Castel∣lanos Page  [unnumbered] mismos (gente tan Catholica) las empresta, no solamente de los Italia∣nos, Franceses, Flamencos, que son Christianos, pero de los Moros, Africa∣nos, Alarabes, Barboros, Iudios, y Infieles. Iuntamente es de aduertir, que las materias y instrumentos de las milicias, por ser entre todas las naciones dif∣ferentes, segun lo que acostumbra cada nacion al pelear, es impossib-le con puntualidad exprimir las en otra lengua, sin mezelar la propia donde fue∣ron primeramente inuentadas. Por manera que es menester que cada na∣cion empreste poco o mucho de la vezindad de las otras. Assi mismo se vee cada dia trocar la forma de hazer guerra y con esto forçosamente la manera y nombres de las Armas, ensangrentandose los Principes, los unos con los otros, mouidos con la ceguedad de la ambicion. De lo qual no puede auer testigo mas cierto, que el Autor mismo, pues a platicado contra tantos prin∣cipes, y en ninguna cosa hecho moyor daño a su Rey, despues muchos defafue∣ros y agrauios hechos indignos a Cauallero de Aue Maria, que fue siendo em∣baxador con mucha confiança en esta Corte, buscar y platicar la destrucion de la serenissima persona de su SCCRM. neustra Señora, por lo qual con mu∣cha uerguença lo mando desterrar fuera de este Reyno. Cosa digna de exem∣plar castigo si no lo mitigara su mucha bondad y clemencia tan acostumbra∣da tanto a los estraños como a sus vassallos. Mas el Dios muy poderoso que tienne su Iuizio aparejado para castigar los pecadores, a tomado esta causa a su cargo, començandole a pagar su debito con vn rayo de su yra, en el miembro de la vista, (de que se escusa en su carta a el Principe estar priua∣do) que era el que mas le ayudaua a pecar: conforme a vn Cauallero, que V. S. conoscio, que a la hora de la muerte dixo con muchas lagrimas: In qua par∣te maximè peccaui, in ea maximè stringor miser. Y aun que el Autor secretamente descubre su malicioso coraçon y flaqueza dando a entender en muchas partes a qual reyno pone el blanco, (que es a el a quien los cielos hasta agora son propicios, contra la ambicion, y insolencia, y cobdicia de los Castel∣lanos, que primieramente començaron los daños de toda la Christianidad.) Todauia es digno de ser alabado en otras particularidades', que le disculpan de muchos yerros, de que ningun autor puede ser perfecto: y principalmente los de la nacion que nunca precio otra en sus brabatas, y siempre son menores en los hechos, pero en ninguna mas, que adonde alaba el que acomete, y me∣nosprecia el que espera. Yo por mi parte no dexare de hazelle compania en sus Page  [unnumbered] rogatiuas, ahincadamente todos los dias suplicando a nuestro Señor, con mu∣chas veras, que disponga los coraçones de los Principes (pues estan en su ma∣no) en tal manera que bueluan el filo de su espada contra los infieles, dexando las puntualidades que vnos contra otros tieñen, y que vea yo una paz entre Ynglaterra y Castilla, como en el buen tiempo que mi Tio Don Fesipe Hoby fue embaxador de la parte de Don Henrico Octauo, de pia, y sancta, y feli∣cissima memoria, padre de su SCCRM. en la Corte de Don Carlos quinto Emperador: los dos açote de la ambicion y tirania Papal, como lo muestran las hazañas de Don Henrico en libertar su imperio del yugo y seruidumbre pontifical, y Coronicas de Don Carlos, quando debaxo de los Duques de Borbon, y de Alua por dos vezes mando sitiar y saquear Roma. Mas por no alargarme, cesso remitiendome a la traduçion, aun que es Opus laboris non ingenij, como todas lo son: Pero persuadido de muchos amigos me pa∣rescio bien contentallos, y sacarlo a lumbre por el prouecho y entretenimiento de aquellos que no alcançaron la lengua Castellana, que V. S. me incito estu∣diasse: y pues a su Ruego la he aprendido me atreuo a dedicarle este mi tra∣bajo poniendole en sus manos para que me ampare y defienda de las calumni∣as y desdeñes del comun. De que no tengo duda considerando su gran valor y discrecion, no solo por auer descendido de la Illustrissima y antiquissima casa del Marquese de Corcke, Vicecondes Durseys, y Varones de Odrone y de Carew, pero por los señalados seruicios hechos a su SCCRM. en Irlandia, donde fue Consejero y General de la Artilleria tantos años, y continuando el mismo officio en la vltima victoria de Cadiz.

Nuestro Señor guarde a V. S. Del Castillo Real de Queenborowe, vlti∣mo de Março, y de mil y quinientos y nouenta y sieta años.

EDWARD HOBY.